fbpx

La Quina, El Oro Verde de La Colonia

Indiana Yorch

Mahi-laweeey!…amigos de Macadamia Bosque Aventura, les contaré sobre la Quina; una de las plantas medicinales más valiosas en la época de La Colonia y La Villa de La Mesa tuvo un papel muy importante en esta historia…. Hoy te invitamos a conocer un poco más sobre La Quina.

La historia cuenta que desde tiempos remotos, la Quina era usada para curar la fiebre, por eso los indígenas la llamaban el árbol de las calenturas.

En 1638, la Virreina del Perú condesa de Chinchón, se cura de las fuertes fiebres tomando este remedio indígena, lo que hace popular a esta planta como “los polvos de la condesa”

Y tu ya conoces el Parque Macadamia Bosque Aventura?

MACADAMIA BOSQUE AVENTURA

MACADAMIA BOSQUE AVENTURA es un proyecto turístico de naturaleza y aventura establecido en el municipio de La Mesa desde hace más de 17 años

Fueron los jesuítas, que años después, llevaron este remedio vegetal hasta Europa, donde sus inminentes efectos sobre las fiebres, hicieron que se convirtiera en una necesidad. Así fue como en Europa se popularizó con el nombre: el polvo de los jesuítas. El interés por conocer las características y lugar donde se producía la corteza que generaba estos milagros curativos hicieron que el imperio español emprendiera nuevamente exploraciones en el virreinato, donde se encontraron aún más una infinidad de nombres: quinquina, corteza del Perú o peruviana, cáscara de Loja, China-Chana, China Chanae, corteza febril, genciana índica, cascarilla, anticuatariano peruviano.

Fue Lineo quien en 1742 logro la primera clasificación del árbol productor de la Quina, dándole el nombre científico de Chinchona en honor de la condesa. A partir de esta primera clasificación y de las exploraciones realizadas por el reconocido Miguél Santiesteban para conocer las condiciones del lugar donde se podía encontrar la Quina, Mutis se obsesionó por encontrarla en la Nueva Granada lo que lo llevó a emprender la búsqueda incansable por este oro vegetal, que inicia en La Mesa, lugar donde tuvo su primer encuentro con la Quina

Fisionomía de la quina

Entre las características principales del árbol se encuentran una amarga corteza, hojas ovaladas y largas ubicadas una opuesta a la otra, las flores dispuestas en racimos, fragantes y de color rojizo claro o blanco, forma de vida en arbusto o árboles hasta de 15 metros de altura y crecimiento en climas cálidos y húmedos. Pero no hay que dejarse confundir, existen árboles muy parecidos que no poseen el componente curativo de la quinina. 

“Afina bien el ojo y no te dejes engañar, estos árboles se conocen como el falso quino y los puede observar en Macadamia Bósque Aventura.”

avaricia humana, descomposición natural

De poco le sirvió a la Quina codearse con la nobleza o alcanzar el éxito y la riqueza que obtuvo, ya que esto generó una fuerte deforestación de los bosques de Quina, y por esto, hoy se conservan muy pocos árboles de Quina, a pesar de ser considerada mundialmente como salvadora de la humanidad, ante las fiebres recurrentes de malaria o paludismo.

 

Los indígenas o cascarilleros, como eran conocidos, se encargaron de la recolección de la Quina a pesar de las dificultades del clima, soledades, incomodidades y peligrosas condiciones del terreno. El dinero que en esta época se podía obtener por esta corteza hizo que se superaran las peripecias de su recolección y se arrasara con los bosques de Quina. Así fue como por órdenes de los conquistadores españoles, los indígenas recogían toda la Quina que podían en uno o dos días, cortando todos los árboles que alcanzaran. Los bosques empezaron a ser violentados por los machetes sedientos de oro y como todo lo que produce oro, el árbol de la Quina se fue convirtiendo en el árbol de la muerte. Como si hubiera caído una maldición, los quineros llegaban a los pueblos después de cambiar por monedas la Quina recolectada y el dinero se les iba de las manos como había llegado. 

“Te gustaría conocer un poco más de estas historias sobre La Mesa y la región? síguenos!, comparte!, Mahi-laweeey!” 

Síguenos, comparte!